Cualquier ciudad que se precie para crecer necesita un plan de actuación en sus diferentes departamentos administrativos, olvidando el cortoplacismo y pensando más bien en un desarrollo ponderal de su población y consecuentemente en la satisfacción de sus necesidades vitales.
Concretamente el departamento de Urbanismo en Dénia necesita un plan de Ordenación Urbana que marque la línea a seguir en los próximos 30 años, ya que hasta ahora como todo el mundo sabe por diversas circunstancias los políticos autonómicos y locales han fracasado varias veces en su oportuna aprobación, teniendo que prorrogarse en distintas ocasiones el PGOU del año 1.972.
El “tic” de la cuestión es decidir qué modelo de ciudad queremos, en mi opinión creo que Dénia tiene una posibilidades de crecer bestiales, con un banco de suelo aún por desarrollar importante, todo ello nos tiene que llevar a pensar en grande en busca de una ciudad moderna equilibrada.
Yo propondría cuatro líneas de actuación, la primera sería la de planificar una ciudad urbana de baja densidad, (parecida a Javea), en segundo lugar, considerar prioritario darle al sector de la construcción facilidades para desarrollarse, al ser claramente un potenciador local de su economía, en tercer lugar, dotar de fondos a un nuevo plan de infraestructuras púbico -privadas (APP) que apueste por un crecimiento sostenido en escalas, es decir, primero dotar de infraestructuras y luego crecer, y por último, que no menos importante, generar nuevos espacios públicos, más parques – zonas verdes, más plazas, más paseos, devolviendo a los habitantes de Dénia todo aquello que pagan, aprecian y gustan disfrutar.
Desde aquí animo a todos los agentes sociales a conseguirlo, esta vez no podemos fallar.-